Que son los insectos

I. Que son los insectos
Los insectos son un grupo dominante y exitosa de organismos que constituyen la llamada clase insecta la cual a su vez, forma parte del Phylum Arthropoda.  Los insectos son organismos muy particulares que habitan toda clase de ambientes terrestres y acuáticos. Tienen muy variados hábitos de alimentación, aunque cerca del 50% de todas las especies se alimentan de las plantas y sus productos, otras especies se alimentan de sangre, otras de carne, otras de materia orgánica

La presencia de los insectos sobre la tierra se considera data de mas de 350 millones da años. Se calcula la existencia de unas 2 a 5 millones de especies y son considerados uno de los tres grupos que poseen mayor diversidad en el planeta, los otros dos grupos estarían constituidos por las plantas angiospermas y los compuestos  de las plantas llamados metabolitos secundarios

Entomología es la rama de la zoología que trata del estudio de los insectos. Dependiendo el área particular de estudio, la entomología se subdivide en agrícola, médica, veterinaria, forestal, etc

II. Importancia de los insectos

Los insectos constituyen un grupo de mucha importancia económica dado los beneficios y perjuicios que causan al hombre, a los animales y a los productos de interés humano. Los insectos son también muy importantes por la labor biológica y ecológica que realizan en el planeta

Se conocen diversas especies de insectos que son importantes transmisores de microorganismos causantes de enfermedades en el hombre y en los animales, insectos conocidos comúnmente como cucarachas, moscas, tábanos, chinches, piojos, pulgas y mosquitos se han encontrado desde hace cientos de años asociados a problemas de salud humana y animal.

Otras especies de insectos producen cuantiosos daños a las plantas y a sus subproductos. Los insectos producen daños directos o indirectos a las plantas. Los daños directos se producen cuando al alimentarse destruyen directamente los tejidos o partes del vegetal, por ejemplo cuando al alimentarse destruyen madera, semillas, raíces, tallos, ramas, hojas, frutos y flores de las plantas. Los daños indirectos se producen cuando al alimentarse transmiten a las plantas patógenos como los virus que posteriormente ocasionan enfermedades a las plantas. Otra forma de daño indirecto es por ejemplo la contaminación de las hojas con excrementos lo que favorece el desarrollo de otros organismos como hongos y finalmente reduce la capacidad fotosintética de la planta

Se conocen diversas especies de insectos que son utilizados por el hombre para la elaboración de productos  de consumo humano y animal (miel, alimento), para la obtención de sustancias de uso en la medicina (ciertos ácidos y medicamentos) o para la elaboración de productos de uso industrial (ceras, laca, seda, colorantes)

Otras especies son importantes para procesos como: la polinización, la descomposición de materia orgánica, la regulación natural de otras poblaciones de insectos y en general como grupo los insectos son parte importante de las cadenas tróficas contribuyendo de ésta forma al equilibrio y conservación de otros organismos en el planeta, como por ejemplo en el caso de las aves para las cuales en los insectos representan una fuente importante en su alimentación.

Los insectos también son organismos muy útiles para realizar estudios sobre cambios ambientales, específicamente  utilizados como indicadores de cambios en parámetros específicos tales como contenido de oxígeno, salinidad de suelo, potencial de hidrógeno del suelo (pH), contenidos de humedad y grado de compactación de suelos y contaminación ambiental

III. Características que hacen de los insectos un grupo de éxito

  • existencia de un número muy grande de especies que les permite una amplia diversidad biológica
  • disponen de un exoesqueleto el cual brinda protección al cuerpo y órganos vitales
  • tienen un gran poder reproductivo y el general un ciclo de vida corto
  • durante su desarrollo biológico (metamorfosis) experimentan cambios de forma lo que en cierta forma les es ventajoso
  • En general son de tamaño pequeño lo que les facilita huir o protegerse más fácilmente de circunstancias adversas
  • La mayoría posee la facultad de volar lo que les permite dispersarse en la búsqueda de mejores condiciones ambientales, alimenticias o reproductivas, o bien escapar ante ataques de sus enemigos
  • Muchos poseen la facultad del mimetismo, mediante ésta facultad  pueden pasar desapercibidos para sus enemigos naturales y para sus propias víctimas cuando se trata de depredadores.

 

IV. Características morfológicas de los insectos

Los insectos presentan una gran variedad de formas no obstante comparten una serie de características morfológicas que los identifican como grupo. Normalmente los insectos presentan:

  • exoesqueleto
  • cuerpo constituido por 20 segmentos y divido en tres regiones: cabeza (6), tórax (3) y abdomen (11)
  • un par de antenas
  • un par de ojos compuestos
  • tres pares de patas
  • dos pares de alas (mayoría de especies)
  • disponen de metamorfosis (mayoría de especies)

 

La cabeza

Es la estructura anterior del cuerpo y ésta formada por 6 segmentos que se encuentran fusionados entre sí, la cabeza contiene un par de antenas, un par de ojos compuestos, y el aparato bucal. Dentro de la cabeza se encuentra una porción principal del sistema nervioso del insecto. En la cabeza se origina el sistema digestivo.

  • Todos los insectos excepto los protura poseen un par de antenas ubicadas en la parte anterior de la cabeza y cerca de los ojos compuestos. Cada antena se divide en tres regiones llamadas escapo, pedicelo y flagelo. La función principal de las antenas es sensorial.

El dimorfísmo sexual de las antenas es común, siendo a menudo más complejas las antenas del macho que las de la hembra. Existen diferentes tipos de antenas.

 

  • La mayoría de los insectos poseen un par de ojos compuestos y tres ocelos. Los ojos compuestos son responsables de visión y están constituidos por unidades sensoriales individuales llamadas omatidios. La función de los ocelos aún no ésta bien entendida, pero se conoce  que son sensibles a la luz y actúan como órganos estimuladores al reaccionar a cambios importantes en la iluminación.
     
  • El aparato bucal es la estructura que permite la obtención e ingestión de los alimentos. Existen dos tipos básicos o principales de aparato bucal: 1) masticador y 2)  chupador. El aparato bucal masticador es propio de los insectos que muerden y mastican los alimentos y ésta constituido por el labro, las mandíbulas (2), las maxilas (2), el labio y la hipofaringe. El aparato bucal chupador tiene forma de pico y ésta adaptado para penetrar tejidos vegetales y extraer la savia. Otros tipos de aparatos bucales son por ejemplo: el aparato bucal de tipo sifón (ejemplo: las mariposas y los papalotes) el aparato bucal de tipo esponjoso (ejemplo: la mosca doméstica) y el aparato bucal masticador chupador (ejemplo: la abeja).

El tórax

Es la región media del cuerpo y ésta constituida por tres segmentos: el protorax, el mesotorax y el metatorax. En los segmentos del tórax se localizan los apéndices para la locomoción: un par de patas en cada segmento (todos los insectos) y un par de alas en el segundo y el tercer segmento en el caso de los insectos alados. Existen diferentes tipos de alas y diferentes tipos de patas en los insectos. Los tipos básicos de alas son: membranosa, tegmina, élitro, hemiélitro y escamosa. Las patas se han adaptado para correr, saltar, asir, nadar y cavar. Una pata típica consta de las siguientes partes: coxa, trocanter, femur, tibia y tarso

El abdomen

Ocupa la región posterior del cuerpo y constituido en lo general por 11 segmentos. El abdomen contiene una buena porción de todos los sistemas fisiológicos del insecto. La mayoría de los insectos carecen de apéndices abdominales aunque algunas especies presentan estructuras localizadas en el extremo del abdomen como por ejemplo: branquias, estilos, cercos. El abdomen es una región de particular importancia en la actividad de la reproducción ya que alberga la totalidad el sistema reproductor y en el se encuentran todas las estructuras relacionadas a la copulación, el desarrollo y fertilización de los huevos y la oviposición.

El exoesqueleto

Es la cubierta protectora del cuerpo y ésta compuesto de tres capas principales: la cutícula, la epidermis y la membrana basal. La cutícula tiene una función impermeabilizante y protectora y está constituida fundamentalmente por quitina, proteínas estructurales y pigmentos. La epidermis es una capa de células vivas que produce las demás capas y la membrana basal es un revestimiento que separa el exoesqueleto del resto del cuerpo del insecto. Las pricipales funciones del exoesqueleto son:

  • proteger los órganos internos contra daños provocados por factores externos, así como proteger el cuerpo contra la desecación.
  • servir para dar forma y rigidez al cuerpo

El exoesqueleto tiene una serie de proyecciones externas e internas. Las proyecciones externas son conocidas como setas o pelos, espinas, cuernos y verrugas. Las proyecciones internas crecen del exoesqueleto hacia el interior del cuerpo y son conocidas como apodemas; funcionan como sitios de inserción de los músculos y también proporcionan resistencia al exoesqueleto.

Aunque el exoesqueleto es una estructura que da protección al insecto tambien presenta algunos inconvenientes. Los insectos para crecer necesitan eliminar el exoesqueleto viejo y secretar uno nuevo, a éste proceso se le conoce como muda. Durante el período de muda el insecto es vulnerable a elementos físicos, químicos y biológicos
 
V. Características  fisiológicas de los insectos

Los insectos realizan sus funciones vitales mediante un conjunto de estructuras especializadas constituidas por órganos y llamadas sistemas. Estas estructuras se encuentran asociadas con la digestión de alimentos, con la excreción de sustancias, con la circulación de nutrientes y hormonas, con el movimiento de oxigeno, con la transferencia de información, con la reproducción y con la musculatura. Los principales sistemas del cuerpo de un insecto son: el digestivo, el circulatorio, el respiratorio, el nervioso, el endocrino, el muscular, el excretor y el reproductivo.

Sistema digestivo

Es el encargado de la digestión de alimento. Esta constituido por el tubo digestivo y se divide en tres partes fundamentales: 1) el estomodeo o intestino anterior constituido por el aparato bucal, la faringe, el esófago, el buche y el proventrículo 2) el mesenterón o intestino medio constituido por los ciegos gástricos y el ventrículo (estómago) y 3) el proctodeo o intestino posterior constituido por  el íleon,  el colon y el recto. En el íleon se encuentran ubicadas unas estructuras llamadas tubos de malpigio los cuales tienen una función de mucha importancia en la eliminación de sustancias de desecho.


El estomodeo se encarga de tomar el alimento, masticarlo, almacenarlo  y prepararlo para la digestión, en el mesenterón se producen los jugos digestivos y se digieren y absorben los alimentos y el proctodeo funciona como medio para la eliminación  sustancias no aprovechables y los desechos resultantes durante el proceso.

Algunos insectos que se alimentan de madera como las termitas o comejenes (orden Isoptera) tienen dentro del tubo digestivo algunos microorganismos (protozoos) que les son muy importantes para en el proceso de  digestión de la celulosa.

Sistema circulatorio

Es el encargado de llevar alimento a todas las regiones del cuerpo. Está constituido por el vaso dorsal sanguíneo y la hemolinfa que representa la sangre de los insectos. El vaso dorsal se divide en dos regiones: el corazón y la aorta. La sangre entra por unos orificios al corazón y es enviada  hacia la aorta quien la derrama finalmente en  la cavidad superior de la  cabeza ayudan también al vaso dorsal  en el proceso de circulación de la sangre unas estructuras musculares llamadas diafragma ventral y diafragma dorsal. La sangre de los insectos a diferencia de otros organismos no tiene como función principal servir de vehículo para el transporte de oxigeno, su función principal es el movimiento de nutrientes y hormonas dentro el cuerpo

Sistema respiratorio

Es el encargado facilitar la labor del intercambio gaseoso en el cuerpo del insecto. Este sistema está constituido por las traqueas, los sacos aéreos, las traqueolas y los espiráculos. El oxígeno entra por los espiráculos que están constituidos por un par de aberturas en cada uno de los segmentos del tórax y del abdomen. El movimiento del oxígeno es fundamentalmente por difusión ayudado en cierto grado por las contracciones musculares y el movimiento del cuerpo.

Sistema nervioso

Es el encargado coordinar todas las repuestas que se producen en el cuerpo de los insectos. Esta constituido fundamentalmente por 1) el cerebro o ganglio supraesofágico, 2) el ganglio subesofágico  encontrándose ambos ubicados en la cabeza y 3) el cordón nervioso ventral formado por una serie de ganglios que se encuentran  conectados entre sí y se ubican en cada uno de los segmentos del tórax y el abdomen. Los estímulos (mecánicos, químicos, auditivos o visuales),  son percibidos por los órganos sensoriales ubicados en la superficie del exoesqueleto y los nervios los conducen hasta los ganglios en donde se genera la respuesta en forma de impulsos motores que viajan hacia los músculos adecuados. Asociadas con el sistema nervioso, particularmente con el cerebro se encuentran varias glándulas que secretan hormonas dentro de la cavidad del cuerpo también llamada hemocele.

Sistema endocrino

Es el encargado de regular procesos lentos y de larga duración que ocurren en el cuerpo de los insectos tales como el crecimiento, el desarrollo y la reproducción. Este sistema está constituido por varias glándulas que producen y secretan sustancias llamadas hormonas y feromonas. Las hormonas son sustancias que actúan o influyen en el comportamiento del mismo organismo, en cambio, las feromonas son sustancias que influyen en el comportamiento entre organismos de la misma especie.

Las principales hormonas que regulan el crecimiento y desarrollo de los insectos son: la hormona cerebral, la hormona de la muda y la hormona juvenil

Sistema muscular

Es el responsable de los movimientos del insectos. El sistema muscular se encuentra distribuido por todas las partes del cuerpo y está constituido por tres grupos principales de músculos: 1) los músculos de los apéndices, importantes para el movimiento de patas, alas y el aparato bucal, 2) los músculos viscerales muy relacionados a los movimientos del sistema digestivo y reproductor y 3) las bandas segmentales importantes para la apertura y cierre de los espiráculos y para la actividad del sistema circulatorio.

Sistema excretor

Es el responsable de mantener el equilibrio de sales y agua en el cuerpo y de eliminar las sustancias de desecho que se producen en el interior del insecto como parte de su actividad metabólica. El sistema excretor está constituido fundamentalmente por unas estructuras llamadas tubos de malpigio los cuales se encuentran adheridos al ileón y flotan libremente en la cavidad del cuerpo. Los tubos absorben las sustancias de desecho contenidas en la sangre y a través del intestino posterior las expulsan fuera del cuerpo del insecto. Otras estructuras que ayudan a la eliminación de sustancias de desecho son los cuerpos grasos los cuales funcionan como sitios de almacenamiento de compuestos tales como grasas y proteínas


Sistema reproductor

Es el encargado de la actividad de la reproducción. En general la mayoría de los insectos se producen bisexualmente es decir se requiere de la existencia de una hembra y un macho para que se realice la acción reproductiva. Hay algunas especies que se reproducen por partenogénesis, es decir se producen nuevos individuos sin mediar la copulación con un macho. El aparato reproductor se encuentra ubicado en el abdomen y en el caso de los machos es encargado de la producción, almacenamiento y eyaculación de esperma, encontrándose constituido fundamentalmente por un par de testículos, algunos conductos y glándulas accesorias. En el caso de las hembras es el encargado de la producción, almacenamiento, fertilización y oviposición de los huevos estando constituido fundamentalmente por un par de ovarios algunos conductos y la vagina.

VI. Ciclo de vida de los insectos

El ciclo de vida de los insectos es un proceso continuo de acontecimientos que se inician desde un estado de huevos y se completan al llegar a un estado de adulto en donde se producen nuevos huevos para iniciar la formación de una nueva generación de individuos.  Los insectos para completar su ciclo de vida pasan por dos procesos de desarrollo bien definidos: 1) el desarrollo embrionario; el cual ocurre dentro del huevo por tanto morfológicamente no es visible a simple vista y 2) el desarrollo post-embrionario; que ocurre a partir del nacimiento o oclosión de los huevos, éste desarrollo morfológicamente es visible a simple vista y se le conoce como metamorfosis.

La metamorfosis se define como un proceso de cambios que ocurren visiblemente a partir de los huevos y que concluye con la formación de un organismo adulto morfológica y fisiológicamente desarrollado. En los insectos durante el  proceso de metamorfosis a nivel del organismo ocurren cambios en la forma del cuerpo, cambios de habitat en cuanto a los sitios en donde permanecen y condiciones ambientales, cambios en el tipo de alimentos que consumen durante el ciclo de vida y cambios de tamaño.

De acuerdo al criterio de metamorfosis y dependiendo de las características del proceso de cambios que experimentan, los insectos se agrupan en dos grandes categorías:

  • Insectos amatábola (Apterigotas)
  • Insectos metábola (Pterigotas)

Los insectos ametábolos no presentan metamorfosis. Las formas jóvenes o inmaduras son muy semejantes a los adultos y solo se distinguen de éstos en el tamaño y en el desarrollo de los órganos sexuales. Los ordenes de insectos incluidos en este grupo son: Protura, Collembola, Diplura y Thysanura. La mayoría de los insectos en estos órdenes son pequeños y se encuentran en el suelo o en residuos orgánicos. Menos del 1 % de todas las especies de insectos que han sido descritas son ametábolos, es decir no presentan metamorfosis.

Los insectos metábolos presentan metamorfosis y ésta dependiendo del grado evolutivo de los órdenes de insectos puede ser de dos tipos: 1) metamorfosis gradual o incompleta y 2) metamorfosis completa que es propia de los órdenes de insectos más evolucionados.

Metamorfosis gradual

Los insectos que experimentan éste tipo de metamorfosis presentan tres estados típicos: Huevo, Ninfa y Adulto. Entre estos insectos las formas inmaduras (ninfas) son semejantes a los adultos, excepto por la ausencia completa de las alas en los primeros instares y por el desarrollo de los órganos genitales. En la medida que la ninfa va creciendo se van desarrollando las  alas y los genitales hasta llegar a la forma adulta. Dentro de éste grupo si la ninfa es de hábito terrestre se dice que su metamorfosis gradual es del tipo Paurometábola, los órdenes que presentan éste tipo son: Orthoptera, Dermaptera, Isoptera, Mallophaga, Anoplura, Thysanoptera, Hemiptera y Homoptera. Si la ninfa presenta hábito acuático se conoce con el nombre de Nayade y se dice que su  metamorfosis gradual es del tipo Hemimetabola siendo los órdenes que presentan éste tipo: Ephemeroptera, Odonata, Plecoptera. En total menos del 10 % de todas las especies de insectos descritas presenta metamorfosis gradual.

Metamorfosis completa

Los insectos que experimentan éste tipo de metamorfosis presentan cuatro estados típicos durante su desarrollo: Huevo, Larva, Pupa y Adulto. Los cuatro estados morfológicamente son muy diferentes entre sí. El estado de huevo es una etapa de formación y emergencia del nuevo individuo (inmaduro), el estado de larva es una fase de activa alimentación y de acumulación de sustancias de reserva alimenticia, el estado de pupa es una etapa de transformación (el individuo no se alimenta) y el estado adulto es una etapa de dispersión, reproducción y alimentación.

Algunos aspectos relevantes dentro del ciclo de vida de las diferentes especies insectos son:

  • Aunque  en la mayoría de casos los insectos se reproducen bisexualmente hay algunas especies lo hacen por partenogénesis y en este caso los nuevos individuos se desarrollan a partir de huevos no fecundados. En general la reproducción partenogénica produce progenies únicamente machos o únicamente hembras. En nuestro medio un caso típico de reproducción partenogénica que origina únicamente hembras es característico de los áfidos (orden Homoptera) que son insectos chupadores de tamaño muy pequeño y se alimentan extrayendo savia de los tejidos vasculares de las plantas.
     
  • La mayoría de especies de insectos son ovíparas es decir se reproducen por medio huevos. Hay algunas especies que son vivíparas siendo el caso típico en nuestro medio el de los áfidos
     
  • La forma de los huevos, la cantidad  y los sitios de oviposición varían de una especie  a otra. Hay especies que ponen algunos huevos mientras otras ponen cientos como por ejemplo los miembros de la familias Limantridae y Lasiocampidae (orden Lepidoptera). Dependiendo del hábito de la especie, los huevos son depositados en diferentes lugares: en las hojas, en las ramas, en los tallos, dentro de tejidos, órganos florales o frutos, en el suelo, en el agua o en substratos como carne siendo esto último para el caso de insectos parasitoides y los insectos que atacan al hombre y a los animales.
     
  • Existen diversas formas de ninfas y larvas pero en ambos casos estos estados representan una fase activa de alimentación. En algunas especies como por ejemplo los miembros del orden Orthoptera  ( saltamontes, saltones,  y esperanzas) el aparato bucal de la ninfa y el adulto es de tipo masticador, es decir tanto la ninfa como el adulto continúan alimentándose directamente de tejidos o partes vegetales.

En otros ordenes de importancia como por ejemplo el Lepidoptera  (mariposas y papalotes) la larva presenta aparato bucal masticador con el que es capaz de provocar grandes daños al alimentarse, en cambio el adulto presenta aparato bucal tipo sifón con el que no puede destruir tejidos vegetales y tiene que alimentarse básicamente de néctares o excreciones azucaradas de las flores. El orden Coleoptera aglutina también numerosas especies que causan daños importantes a las plantas, los estados de  larva y adulto de este grupo tienen el mismo tipo de aparato bucal (masticador), es decir ambos son capaces de provocar daños directos a las plantas.

  • La pupa es una fase de transformación previa al estado adulto. Existen tres tipo de pupa: 1) Exarada, en la cual los apéndices (patas, mandíbulas) están libres, no adheridos al cuerpo,  2) Obtecta, los apéndices no son libres se encuentran adheridos al cuerpo y bien esclerosados y 3) Coarctata, los apéndices no son visibles y el cuerpo se encuentra dentro de una especie de bolsa o saco que no deja ver los apéndices y que se conoce como pupario. Dependiendo del hábito, las diferentes especies de insectos empupan dentro del suelo, debajo de las piedras, entre las grietas, enrollados en las hojas,  guindando de las hojas, peciolos, tallitos, tallos o dentro de partes de la planta. Los insectos que se alimentan e carne empupan dentro de los tejidos en los cales se están alimentando.
     
  • Dependiendo de las condiciones del medio ambiente los insectos pueden experimentar periodos que les benefician o que les son adversos. Periodos adversos pueden ser por ejemplo cambios extremos en temperatura o limitaciones en la disponibilidad de agua o alimento. Los insectos sobreviven a estos cambios utilizando una estrategia biológica conocida como dormancia que es una facultad que les permite detener su desarrollo biológico por periodos determinados. La dormancia en los insectos puede ser de dos tipos: 1) Quiescencia en una respuesta temporal y en este caso el desarrollo se interrumpe también  temporalmente   frente a condiciones adversas, el desarrollo se reestablece tan pronto las condiciones adversas desaparecen, 2) Diapausa que es una detención del desarrollo por un  tiempo mas largo y ocurre  antes que se presenten las condiciones adversas. La diapausa puede ser de dos tipos: obligada y facultativa. La diapausa obligada es genéticamente controlada y afecta a todos los individuos en cada generación, éste tipo de diapausa es característica de los insectos que tienen una generación por año. La diapausa facultativa puede no presentarse en todos los individuos de la población y depende por completo de las condiciones ambientales que ocurren durante los estados críticos de desarrollo.
     
  • En todos los casos el estado adulto es la etapa en la cual los insectos pueden reproducirse. Representa el completamiento del ciclo de vida y es que da origen a una nueva generación de individuos. En muchas especies el estado adulto no es capaz de causar daño a las plantas, no obstante, su peligrosidad se relaciona al hecho que es el encargado de poner los huevos que darán origen a nuevas poblaciones de insectos. En otras especies tanto los adultos como los estados larvales y ninfales son activos agentes de daño para las plantas.

La mayoría de especies de insectos que causan daños indirectos a las plantas lo hacen en su estado adulto, es decir es en éste estado cuando actúan como vectores de organismos patógenos que posterior causan enfermedades en las plantas.

  • Dependiendo de las características biológicas específicas de cada especie los insectos pueden tener una o varias generaciones por año. Insectos de ciclo de vida corto como los áfidos pueden tener muchas generaciones por año, otros insectos como la mosca blanca (Bemisia tabaci) que bajo temperatura favorable puede completar su ciclo de vida en aproximadamente 20 días, también  puede llegar a tener muchas generaciones por año,  otros insectos como el gorgojo descortezador del pino (Dendroctonus frontalis) puede tener de 6 a 8 generaciones por año, y otros como el gusano de seda de los robles y roble-encinos (Eutachyptera psidii)  presenta 1 sola generación por año.

VII. Comunicación entre los insectos

Durante el transcurso de la vida de los insectos estos interactuan con organismos de la misma especie y con otros organismos de los cuales se alimentan. En dependencia de la especie la comunicación entre los insectos es mediada por sustancias de naturaleza química que son producidas en el organismo o bien por acciones de orden físico y mecánico (vibraciones, estridulación, etc). En el caso de la comunicación por medio de sustancias químicas, la cual podría ser considerada como la forma más importante de comunicación, está mediada por unas sustancias conocidas como semioquímicos  las cuales pueden ser de dos tipos principales: las feromonas y los aleloquímicos.

Las feromonas sirven como medio de comunicación entre individuos de la misma especie. Se conocen varios tipos de feromonas por ejemplo la feromona de alarma que es emitida en momentos de peligro y sirve para advertir a otros individuos de la misma especie sobre un peligro en el ambiente, la feromona de agregación que es emitida para atraer a otros individuos de la población y formar un solo conglomerado para realizar alguna labor colectiva específica y la feromona sexual que es emitida por la hembra para atraer a los machos y realizar la copulación.

Los aleloquímicos sirven como medio de comunicación entre individuos de diferentes especies y son de tres tipos principales: 1) Alomona que es una sustancia que beneficia a la especie que la emite, 2) Kairomona que es una sustancia que beneficia a la especie que la recibe y 3) Sinomona que es una sustancia que beneficia tanto a la especie que la emite como a la especie que la recibe

VIII. Fuentes de información consultadas

  • Curso de Actualización de Sanidad Vegetal: Entomología 1998. Escuela de Sanidad Vegetal/FAGRO/UNA. Managua, Nicaragua
  • Entomología Forestal: Ecología y Control 1990. Robert N Coulson y John A Witter. Editorial Limusa, Mexico
  • Forest and Shade Tree Entomology 1960. Roger F. Anderson. School of Forestry, Duke University. USA
  • Introducción a la Entomología 1991. Ricardo Coronado y Antonio Márquez. Editorial Limusa, Mexico
  • Manejo Integrado de Plagas Insectiles en la Agricultura 1989. Editado por Keith Andrews y Jose Rutilio Quezada. Escuela Agricola Panamericana El Zamorano. Tegucigalpa, Honduras